Tratamiento dificultades aprendizaje

Las dificultades de aprendizaje y retrasos educativos presentan una alta prevalencia: hasta el 10% de los niños los sufren.

La intervención neuropsicológica y conductual, con base en la evidencia científica disponible, es psico-educativa:

  • Con sesiones individuales, ajustándose al nivel de desempeño e idiosincrasia del alumno momento a momento.

  • Entrenando de manera directa, estructurada e intensiva aquellas áreas en las que se expresan las dificultades de aprendizaje.

  • Trabajando los pre-requisitos necesarios para la adquisición de las competencias académicas y de la autonomía personal acordes al nivel madurativo.

  • Identificando objetivos concretos de intervención y efectuando una revisión periódica de los mismos.

  • Aplicando sistemas de motivación y recompensa al alumno, para lograr su participación activa en el procedimiento.

  • Construyendo los puentes para la generalización de lo aprendido en sesión: esto es, que lo entrenado se aplique fuera de consulta en el día a día.

  • Coordinando regularmente con los padres y coordinando con el colegio (previa autorización).

Las dificultades de aprendizaje pueden expresarse en distintas áreas del desempeño educativo ya sea de manera independiente o simultánea:

  • Dificultades de aprendizaje de la lectura, dislexias.

  • Dificultades de aprendizaje de la escritura y ortografía: disgrafías y disortografías.

  • Dificultades de aprendizaje de las mátemáticas y el cálculo: discalculias.

  • Dificultades de concentración en el estudio, dificultades en la adquisición de técnicas de estudio y memorización.