Estimulación y rehabilitación neuropsicológica

La estimulación cognitiva y entrenamiento cognitivo se dirige a potenciar y preservar todas proscesos psicológicos superiores como: la memoria, el lenguaje, la atención, el razonamiento, funciones ejecutivas, etc. Es decir, tiene una finalidad más preventiva o paliativa.

Por su parte, la rehabilitación neuropsicológica comprende una metodología destinada a mejorar el desempeño cotidiano en pacientes con daño en su sistema nervioso central. La rehabilitación se enfoca más a reducir las secuelas de un daño neurológico, a ayudar a los pacientes a alcanzar un nivel adecuado de integración en sus diferentes esferas: familiar, laboral y social. La rehabilitación promueve el re-aprendizaje de habilidades y conductas, la superación de las limitaciones y facilita al mismo tiempo la reorganización cerebral que sigue a una lesión.

Ambas formas de intervención (estimulación y rehabilitación) se han aplicado en:

  • Daño cerebral.

  • Ictus.

  • Infartos cerebrales.

  • Isquemias.

  • Hemorragias cerebrales.

  • Trombos cerebrales.

  • Aneurismas.

  • Embolia cerebral.

  • Enfermedad de pequeño vaso.

  • Demencia Vascular.

  • Deterioro Cognitivo Leve.

  • Enfermedad de Alzheimer.

Pasos:

  1. Evaluación del nivel mediante test neuro psicológicos y revisión de informes previos.

  2. Establecimiento de un perfil y un plan de intervención individual.

  3. Sesiones de intervención presencial. Opcionalmente se plantean tareas de refuerzo para casa.